Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!!

 

El merengue se quedó en las puertas del Apertura al caer por 3 a 2 frente al club Arteaga en el Seferino López. El blanco jugó un partido acorde a una semifinal y demostró el nivel que venía teniendo en los partidos anteriores, pero no pudo doblegar a un rival que en 10 minutos cambió la historia.

El primer tiempo fue muy similar a una batalla, siempre y cuando se entienda por batalla que el cotejo fue de dientes apretados pero con mucha lealtad. El merengue trataba de conseguir el balón, y luego atacaba con Pereyra y Yasich por izquierda, el sector donde más fácil se hacía la cuestión.

La visita trataba de lastimar, de apoco por derecha con Iván Capelli que no estaba del todo encendido como sí, lo estaría en la segunda etapa. En líneas generales, Chañarense estaba bien plantado y buscando la apertura del marcador. La misma que estuvo muy cerca en dos ocasiones.

La primera fue un remate de Sejas que se vio trunco cuando Costa se interpuso en el camino y la segunda y más clara del cotejo, fue la que tuvo en sus pies Yoel Yasich, que después de una gran combinación con el “Zurdo”, quedó cara a cara con Vidoret, pero el 7 merengue definió abajo y el 1 con los pies pudo salvar su arco.

En el complemento las cosas cambiarían mucho, pero pasados los minutos. Los primeros 20 fueron un monólogo de la primera etapa, con la pelota muy luchada en el medio y con nuestros volantes, ganando y peleando cada pelota. El sacrificio muy loable de Fernando Rosales, para dar una mano y la férrea defensa que se mostró siempre entera.

A partir de los 25 minutos la cosa cambió y mucho. Porque Capelli empezó a crecer por derecha y a desbordar y al rival le faltaba poco para meterla, porque primero Pallazini y después Cimini por arriba se perdieron la apertura del marcador.

Emanuel Pereyra tuvo el primero para el blanco, después de recibir un gran pase de Saisi y eludir al arquero, pero Costa salvó en la línea. A la jugada siguiente, Merlo anticipa un pare pero Capelli le roba el baló y la pone al segundo palo del 1 merengue que la toca pero no puede evitar el 1 a 0.

Fue electrizando el cotejo después del gol, ya que instantes después, Fer Rosales recibe la pelota de espaldas, gira y como viene de bolea la pone por sobre el cuerpo de Vidoret, golazo de otro partido para levantar los ánimos y poner otra vez las cosas iguales.

Cinco minutos pasaron después del gol de Rosales, cuando de un tiro de esquina, Cimini peina y Fantasía la manda de cabeza al fondo del arco. Sería un rato fatídico para el blanco, ya que después de mover del medio, Cocchis pierde con Peralta y mano a mano define de primera. Arteaga liquidaría la historia.

Tal vez dos de los mejores goles del campeonato, tan solo quedarán para la anécdota, porque sobre la hora, Lucas Sejas sacó una fuerte volea que se metió al fondo de la red. Fue para la estadística, el cotejo termino 2-3 en favor del negro y con ventaja deportiva a su favor, es el finalista.

Chañarense se quedó muy cerquita de la final. En un nivel más que aceptable, el blanco no pudo contra un rival que es candidato sin dudas, pero nunca lo sobrepasó y es lo que nos da tranquilidad. A seguir trabajando muchachos, a confiar en este proceso, este cuerpo técnico y en ustedes mismos, que nos han demostrado que podemos llegar más lejos, mejor suerte para el clausura y a levantar la cabeza.

Reserva: De película

Chañarense ganó un partido histórico, con juego, garra, empuje, corazón y por sobre todo, mucho, pero mucho huevo. De movida Carlos lazo adelanto a los de zarantonello. Antes del final del primer acto, Tomás Bertero sacó un potente disparo que se clavó al ángulo izquierdo. 2 a 0 y a seguir luchando el segundo acto.

El complemento fue muy similar al primero, muy aguerrido en el medio y disputándose cada pelota desde ambas partes. A 10 del final, Alianza consigue el descuento, que eliminaba al merengue, pero en la última pelota del partido, Nicolás Bertaña fue a buscar un centro pasado y por arriba del 1, provocó el delirio de todo el pueblo merengue, locura, emoción hasta llorar.

Gracias chicos por regalarnos un partido de tamaña magnitud. Ahora se vienen los primos y hay que seguir de la misma manera, el domingo desde las 14, el blanco se juega todo en la gran final frente a Independiente. Hincha merengue, te esperamos para alentar a los pibes que vienen haciendo una gran campaña