Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!!

 

Chañarense se consagró campeón en las dos categorías que disputaron la final del Apertura 2015. Tanto en 6ta como en 5ta división, nuestros merenguitos jugaron con mucho corazón y hoy celebran un logro más que merecido.

El sábado 1 de agosto será difícil de borrar en la retina de estos chicos y de la gente que los acompañó en el “Ceferino López” y por supuesto durante todo el torneo. Los chicos dieron una verdadera clase de valentía, actitud y mucho amor por la camiseta merengue.

En primer turno, la 6ta división tenía el condimento extra de tener, nada más y nada menos que al clásico rival enfrente. En un partido que fue parejo y disputado como todo clásico, el blanco siempre tuvo la manija, no se desesperó y generó muchas ocasiones, hasta poder concretar el tan ansiado gol.

Después de una gran jugada colectiva, que incluyó toques, desborde, centro y una exquisita definición de Imanol Aramburu, el delirio se desató por primera vez en la tarde soleada y sería el grito más glorioso de esta división. 1 a 0 y la copa para el Blanco.

5ta división, entonado por la emoción de sus compañeros de la otra categoría, salió a la cancha con la misma mentalidad, con la inclusión de tres chicos que habían jugado todo el partido anterior, reemplazando a las importantes piezas que faltaban en este cotejo.

El trámite del partido fue muy similar al que se pudo ver antes, Centenario también proponía pero el merengue siempre tuvo lo suyo, no se desesperó y con Joaquín Moschini como abanderado, desbordó con un jugadón y lo dejó a Valentin Brennan de cara al 1 a 0, quién solo la tuvo que mandar a guardar.

Después llegó la hora de sufrir, con un gran trabajo defensito y una muy buena actuación de Augusto Mannasero bajo los tres palos, el blanco defendió el resultado y a poco del final, con una “viveza” desde un lateral encontró el cierre del resultado. Jony Debenedetto se escapó con la pelota, enganchó y clavó el 2 a 0 que fue el resultado definitivo.

Tarde redonda, tarde felíz, tal vez aun no cayeron del todo, pero con los días se darán cuenta de lo importante que fue este doble logro que nos regalaron estos chicos a todo el pueblo merengue.

Felicitaciones a los dos planteles, al cuerpo técnico por su gran trabajo y a la Subcomisión de Futbol infantil, que contra viento y marea, siempre está en todos los detalles, para que a estos pequeños no les falte nada. TODOS SON UN ORGULLO….SALUD CAMPEONES!!!