Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!!

Una persona distinta que, con un apellido histórico en la institución, siempre aportó su granito de arena para estar en donde haga falta. Eduardo Manero, merengue de alma nos habla de su, y nuestro querido Chañarense.

¿Cuál es el primer recuerdo que se te viene a la mente cuando te nombro a Chañarense?

- Lo primero que se me viene a la cabeza es alegría, la misma alegría con la que le ganamos 6 a 1 a Independiente en el 2005, es una de mis mejores momentos junto al Blanco.

- ¿Desde cuando sos hincha?

- Soy de Chañarense hace 50 años, yo vivía en el campo de chiquito, cuando me vine al pueblo empecé a ir al club y de ahí no me despegué nunca más.

- ¿Qué deportes has practicado en el club?

- No era muy deportista, sólo jugué a las bochas un tiempo.

- Con respecto al fútbol, ¿Qué equipo recordás como el mejor que hayas visto en la historia de Chañarense y cuál como el peor?

- El mejor equipo fue sin dudas el campeón del 78. Le ganamos la final a Independiente 8 a 3, es inolvidable. También me gusto mucho el del 99. No considero que haya habido un equipo como el peor, siempre que hablamos de Chañarense se trata de cosas buenas!!

- ¿Un jugador que te haya quedado en la memoria?

- Adalberto Tognarelli, que salió campeón en el 91, además de ser un gran jugador, éramos muy compañeros, le tengo mucho aprecio.

- ¿Nombra alguna o varias personas que hayan colaborado mucho con el club, igual que vos?

- Puedo nombrar un montón, en este momento se me viene a la mente Alberto Di Filippo, Norberto Massa, Virgilio Galeazzi, Jacca, Walter Vitrich… y muchos más seguramente.

- Contanos alguna anécdota vivida en el club..

- A los dos años de haber entrado en la comisión directiva del club me nombraron Tesorero, fue en el año 1981, en ese mismo año se inauguró la mutual, fue una época muy linda que recuerdo con alegría.

- ¿Cómo ves al club hoy en día?

- Lo veo bien, ha habido momentos malos, pero hoy lo veo muy bien.

- ¿Qué es para vos Chañarense?

- Chañarense, es mi segunda casa…

Toda institución que se precie de tal deberá indefectiblemente contar con la suma de elementos socio-económicos básicos para el logro de sus fines.

Si bien lo financiero, asociado a lo edilicio, otorgan una imagen externa de solidez palpable, nada subsistirá sin el necesario concurso del ser humano, “factotum” que otorga sentido cabal a todo proyecto y concreción. Chañarense tuvo el beneplácito y el honor de contar con grupos familiares que cimentaron, con afecto, dedicación y desinterés su cotidiana realidad. Uno de ellos -entre otros- lo constituyó la familia Manero desde sus inicios. Casi sin excepciones, cada uno de sus miembros se vinculó con el club en alguno de sus órdenes socio-deportivo y “contagió” a sus descendientes.

La figura de Eduardo cobró relevancia propia desde sus primeros contactos con la entidad, como colaborador desinteresado y entusiasta, para luego plasmar en un dirigente eficaz de constante presencia en las decisiones relevantes del club.

Formó parte fundamental como vocal de la Comisión Directiva presidida por Norberto Daniel Griva cuando en el año 1979 se concretara un hito de absoluta trascendencia para la entidad, como lo fuera la puesta en marcha del hoy llamado “Departamento de ayuda económica” (más conocido como “La Mutual”).

En otra etapa posterior, ocupó la carga de Tesorero titular, con excelente predisposición y dinámica en su cometido. Desde entonces fue estrecho colaborador y asistente de diferentes subcomisiones, que lo contaron en sus filas activas permanentes.

La proyección del perfil de Eduardo Manero quedará indeleble por bonanza y sinceridad a flor de piel, sin segundo discurso.

El recuerdo ocupará por siempre un jalón de notorio orgullo para quienes han compartido el devenir de su existencia y un indudable referente para asociados, simpatizantes y directivos de su querido club Chañarense…

Ernesto Lenardón – Enero de 2009