Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!!

 

 

Una entrevista algo distinta al resto; Conversamos con las mujeres de la familia Rubens para homenajear a un gran socio merengue como lo fue “Lilo” y también a don Santiago y doña María, creadores de la Marcha “La Chañarense” y fervientes simpatizantes de nuestro club.

Hijas (Verónica y Luciana), Hermanas (Marta y Alicia “Lila”), Sobrina (Valeria Sacchi) y Señora (Eva), Se juntaron con Chañarense Web, para recordar al Gran Cantor, pintor y colaborador de nuestra institución como así también sus antepasados, socios fundadores y músicos infaltables en las fiestas iniciales de Chañarense.

- ¿Cuáles son los primeros recuerdos que se les viene a la mente sobre la familia Rubens junto a Chañarense?

- Vero: “Lo primero que recuerdo es ir a la pileta con mi papá, de la 1 de la tarde a las 9 de la noche y también que no nos dejaba ira a la cancha de chica, yo me escapaba si era en verano y miraba desde los librustrines. Después a los 14 empecé a ir con él. Me acuerdo también del Trensito (La Merenguita), lo pintó en mi casa por 1era vez, yo tenía 5 años, nos subíamos a jugar”.

- Valeria: “Él nos llevaba a la pileta y todos los años la pintaba cuando no tenía los azulejos, después de más grande también, pintaba el escudo. Siempre estaba negro, quemado por el sol por sus trabajos en verano.

- Eva: “Los días de tormenta iba corriendo y las sacaba a los gritos del agua y a ellas les daba vergüenza (Risas).

- Luciana: “Hay una anécdota que mi papá contaba siempre; cuando él era chico iba a la pileta pero tenía prohibido subir al trampolín, un día mi abuelo lo siguió y cuando se asomó estaba arriba del trampolín, él se tiró, ambos se vieron y “Lilo” se quiso esconder. Se hizo de noche y no aparecía, escuchaban ruidos en la casa y era él que estaba arriba del techo, no quería bajar por miedo a que lo reten”.

- Marta: “Íbamos juntos a la pileta, empezaba la temporada, no veíamos la hora que llegue diciembre. Lo primero que relaciono es él junto a la pileta y con el club a través de mi papá que también ha sido jugador del club”.

 

- Háblennos de Don Santiago y Doña María Rubens y dela orquesta “Típica Rubens”

- Lila: ·”Yo me acuerdo de mi casa en la calle Rivadavía, se hacían los ensayos de la orquesta y venían además los alumnos en “La pieza del piano”, así se conocía ese sector de la casa. Hubo una pianista, “Porota” Villareal, estaban Patrignani, Prioglio, Carini, Roberto Caletti, Armando Lorenzini, que era un primo de mi mama, daba clases en Berabevú, allí presentó a mis padres (Don Santiago y Doña María). Muchísima gente pasó por la orquesta. Y con Chañarense, recuerdo las “Fiestas Venecianas”, todos los 6 de enero se adornaba la pileta, el puentecito que la cruzaba donde tocaba la orquesta y también en el trampolín. El baile es un lindo recuerdo, se engalanaba la terraza, las escaleritas, el escenario, el salón levantándose por los años 50´. Había banderitas, la gente bailaba con Tangos, Pasodobles, se tocaban todos los géneros, los instrumentos eran: acordeón, bandoneón, violín.

 

-¿Cómo fue esa transmisión de talento de Don Santiago y Doña María hacia el resto de la familia?

- Marta: “Mi mamá no era mucho de la música, sino de la poesía, ella leía mucho, tenía una sensibilidad especial, le encantaba escribir, tenemos muchos escritos que nos dedicaba. También escribió para instituciones, a Evita, sin importarle lo político, ella le escribía a la persona, a las figuras, a lo que le atraía”.

-Valeria: “Yo de mi abuela me acuerdo mucho, me crié con ella y mi tía Marta. Todos los días a la hs de la siesta leía, le gustaba mucho el arte, la pintura, era amante del vaticano. Antes de dormir la siesta tenía un libro en la mano, siempre estaba leyendo”.

- Eva: “Yo iba para los clásicos y Doña María también, recuerdo que en uno, en el año 77´ a “Lilo” lo tumbaron y su mamá a los gritos “Ay nene!!”, siempre le decía nene, hasta de grande”.

 

-Sobre la Historia de la marcha deportiva “La Chañarense”, las primeras veces que la escucharon, ¿en qué ocasiones se cantaban?

-Marta: “Yo no recuerdo si le pidieron que la escriba o surgió de ellos, pero fue en homenaje a ese periodo de campeonatos conquistados consecutivamente (40´,43´y 44´). Para los 50 años del club (1960) se repartió la marcha entre los que estaban en la cena. Nosotros lo subimos a cantar en el 75º aniversario y en 1991 también.

-Vero: Yo era chiquita y recuerdo que los subimos a cantar en la Fiesta de Campeones de 1991, toda la familia. A partir de ese año mi papá me empezó a dejar ir a la cancha, lo disfrute mucho.

 

-Los mejores recuerdos de “Lilo” junto al club…

-Lila: “Hay una foto que están Rodolfo Semprini, “Chiquita” Casadei, Ricardo Moretti y Raúl Castillo, fue en el 72´, como el rival tenía casaca blanca también, se pusieron una tela roja cruzada enganchada con alfileres para distinguirse, como la remera de River, “Chichino y Ricardo estaban contentos y él no se la puso, no quería saber nada con River (Risas). Yo recuerdo de los clásicos, íbamos con Mercedes Maccarini, Clides Lucero y un montón más, cuando ganábamos, veníamos por la avenida con la bandera y en la pensión de Orúe que eran de Independiente, parábamos a cantar, era una cargadita, una picardía (Risas)”.

-Vero: “ Mi papá nunca cobró un peso por jugar, y para pintar también lo ha hecho ad honorem, en diferentes instituciones como las escuelas también. Siempre estaba haciendo algo y todo lo que hacía lo hacía bien, desde que yo tengo memoria; pintar, cantar, trabajar, hacer deporte”.

-Valeria: “Yo me acuerdo que en el lavadero de la casa siempre había copas y trofeos, jugaba a las bochas, estaba lleno de esos galardones”.

-Eva: “Estaba lleno de trofeos es verdad y También corría maratón, se hacían acá en Chañar hace varios años atrás, de esos también tenía”.

-Luciana: “Yo lo que recuerdo también algo que tengo muy presente es que en los torneos de “Alianza” para los chicos, en el verano, siempre hacía de árbitro y dejó de ir cuando se empezó a poner todo más competitivo y los padres de los nenes lo trataban mal”.

 

- Lilo integró también Comisiones dentro de Chañarense, ¿que nos pueden contar de esto?

-Vero: “Si, fue una sola vez parte de Comisión Directiva, cuando fue Presidente Carlos Ambrogio (1991/1994).

-Marta: “Fue siempre colaborador pero esa vez sola en comisión, después también ayudó en inferiores”.

-Luciana: “También estuvo ayudando a Cachi Siutti y Caco Amauli en inferiores como técnicos. Siempre hizo esas cosas sin recibir ningún pago, él pensaba y decía que nunca se dedicó a cantar también porque perdería eso de hacerlo por amor nada más”.

           

-¿Qué significa para ustedes Chañarense?

-Lila: “Yo de chiquita era fanática, recuerdo ir de la mano con mi papá, los juegos, el parque, la pileta…Chañarense, un lugar de Recreación”.

-Luciana: “Yo siento el olor a cloro, y se me viene a la mente la pileta y por ende el club, Fangio tiraba el cloro al final del día, durante 14 estuve en la colonia y viví allí todo ese tiempo”.

-Marta: “Es una herencia familiar, recuerdos, volver a la niñez…Yo miro a Chañarense como parte de mi vida, en casa no podíamos ser de otro club. Yo no voy a la cancha, pero siempre estoy pendiente de los partidos”.

-Vero: “Chañarense es mi Amor Incondicional…Esté quién esté, juegue quien juegue, Chañarense es mi amor y lo voy a querer siempre”.

 

Aquí la Gran Obra Maestra de los Rubens: “La Chañarense”: