Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!!

 

Entrevista a Inés y Raquel Bertero

Dos mujeres plenamente identificadas con Chañarense. De familia fundadora, hijas y hermanas de Ex presidentes del club y de una madre que dio mucho por  la institución. Por sobre todas las cosas, personas con el espíritu colaborador incansable y el corazón bien blanco.

- Los primeros recuerdos que las ligan a chañarese…

- Inés: “Los primeros recuerdos son de ir a la pileta, disfrutamos desde que teníamos 3 años, aprendimos a nadar solas, no existían los profesores en esa época. Donde estaba la cancha de bochas hasta hace poco (Ahora nuevo SUM), ahí había parque y estaban los juegos, los domingos a la tarde íbamos a jugar ahí”.

-Raquel “Yo me acuerdo que a los 7 u 8 años estábamos en los 85cm, estaba dividido por soga para el lado de los más hondo; Vimos que una señora se pasó y veníamos que se hundía y salía, ahí nos dimos cuenta que quería hablar y se llenaba de agua, fuimos a intentar salvarla y de la desesperación nos hundía a nosotros también, por suerte un señor nos vio, Juan Carlos Hunnot, Quien a veces hablaba en las fiestas como locutor, él se tiró al agua y nos sacó de los pelos; Me acuerdo que me sacaron sobre la pista, largue el agua de media pileta (Risas). Con mi hermano Juanci nos escapábamos con el caballo desde el campo, dábamos vueltas alrededor del parque y nos volvíamos a casa”.

- Recuerdos de los bailes…

- Inés: “Los bailes sociales, eran el 31 de diciembre, no se celebraba en las casas, solo la navidad, mientras que el año nuevo era el acontecimiento del año en el club. Luego el 5 de enero se esperaba la llegada de reyes con otro baile. Se tomaba el Clericó, siempre había orquestas”.

-Raquel: “También estaban las Fiestas Venecianas, con la góndola famosa que cruzaba la pileta a la mitad, te subían con un gondolero que te paseaba. Para un festejo de campeonato se restauró y después se utilizó para hacer la entrada de la cancha de fútbol actual. Las Fiestas del Trigo eran re lindas, pero realizó sólo algunos años, estaban a cargo de Leonildo Bertero en la organización”.

- Hablen de su madre, Anita Galliano y de los trabajos que hacían con las demás damas para el club..

-Raquel: “Las mujeres trabajan en la comida, especialmente en los ravioles que se hacían para el aniversario del club; Se amasaba con el palo eran muchas mujeres: Pierina Giraudo, Lita Manero, Mafalda y Cecilia Delaygue, Otilia y Emilia Bertero, Amanda y Anita Galliano, otra mujer de apellido Richardi, Todo el comedor de Anita eran mesas llenas de ravioles. Luego se trasladaba al club, debajo del escenario, allí ponían las cocinas y cocinaban, se les empañaban los lentes de tanto vapor (Risas), la Fábrica Ferraris prestaba unos bandejones de madera para llevarlos.

- Inés: “También trabajaron mucho haciendo el telón del escenario del salón. Desde que yo me acuerdo se trabajó para el club. De chicos estábamos metiendo las narices y siempre se le destinaba tiempo a la institución.

¿Que recuerdan de su padre Marcelino junto a Chañarense, Ex presidente del club?

-Raquel: “Mi papa (Marcelino Bertero) estuvo el año que se inauguró la pileta (1937), ese año se casó y en 1942 fue Presidente, éramos muy chicas y no recordamos de verlo en función. Recuerdo que iban a los partidos atrás de los camiones, no había muchos vehículos”.

- Inés: “Él iba a los partidos, cuando no era época de siembra o cosecha. Yo recuerdo ir de chiquita con él y mis tías. Cuando había problemas en la economía salía a buscar dinero de gente del club para reacomodar la situación. Ahora es enorme comparado a todas las disciplinas y eventos que hay, antes había menos cosas”.

- ¿Cuándo comenzó su etapa de colaboradoras y qué trabajos realizaron y realizan?

- Inés: “Cuando el club cumplió 75º años, acomodamos el salón y luego los 75º de la pileta hemos decorado y trabajado mucho con flores. Siempre vivimos de casa al club, a los 18 años uno ya estaba metido en la organización de eventos. Por suerte me casé con un merengue (Rodolfo Semprini) que se dedicó de lleno al club”

-Raquel: “Coincido con Inés, desde jóvenes ya dabamos una mano en lo que se podía. Para los 100 años del pueblo hicimos una carroza representando el “baile social”, nos divertimos mucho. Todos bien vestidos como iban al baile social”.

Anécdotas sobre Chañarense…

Raquel: “Se supieron hacer carreras de regularidad organizadas por Chañarense, yo corrí acompañada por Tita Bertero y Tita Scotti, fuimos hasta Monte Maíz, nos habían dado el trofeo por conseguir el 2º Puesto. Había postas y teníamos que ir anotando las paradas”.

Inés: “Mi hermana “Nenin” (Ana María Bertero), era muy buena nadadora y han obtenido premios junto a María Angélica Aramburu. Recuerdo una vez que vino un hombre al club que realizaba saltos ornamentales, fue un espectáculo nunca antes visto en la región y ellas participaron del nado ese día”.

“En 1985, la gente de la Cooperativa de Chañar nos pidió que le organicemos la fiesta de aniversario, no había conserje ese año, trabajamos muchísimo, decoramos todo el salón con cosas de campo, compramos vajilla, cocinamos muchas mujeres. Cuando teníamos un ratito salíamos a bailar y después continuábamos, disfrutamos trabajando. Después la gente de la empresa anfitriona nos dejó la comida que sobró para vender y recaudar para los viajes de campamento”.

Cómo se trabaja hoy en día, sobre todo en la comisión de Actividades Deportivas de la cual son parte?

Raquel: “Cada cual sabe lo que tiene que hacer ya, los que se encargan de la ensalada, el pan, acomodar el restaurant o el salón, lavar”.

Inés: “A mi me toca la elaboración de la comida antes, lo hago en mi casa y cuando puedo voy los días de eventos y sigo colaborando allá”

Finalmente, la pregunta que le hacemos a todos los entrevistados… ¿Qué es para vos Chañarense?

- Inés: “Es reiterativo con lo que dicen muchos, pero es así.. Es una segunda casa porque uno lo hace con amor, desinteresadamente, todo lo que uno hace le pone el mejor empeñó, vimos a nuestros padres trabajar así, mamamos el club desde que nacimos”.

Raquel: “Nacimos ahí adentro, no había otra cosa, del campo al club, así fue siempre nuestra vida”.