Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!!

Entrevista a Ignacio “Nacho” Aramburu

Cuando uno empieza a recorrer la historia de Chañarense en inevitable no encontrar un Aramburu entre sus páginas.

Integrante de esta familia tradicionalmente merengue, Ignacio Aramburu fue, al igual que su padre, parte del primer equipo de Chañarense y partícipe de uno de los hitos en la historia del club, el recordado 8 a 3 en la final del Torneo 1978.

¿Qué se siente ser uno de los máximos goleadores de la historia de Chañarense?

-La verdad que nunca me sentí un goleador, aunque hacía varios goles por temporada.

¿Cómo fue tu trayectoria en el fútbol? ¿Cuántos años jugaste?

-En mi época no se empezaba de tan chico a jugar al fútbol, yo empecé desde Séptima División y jugué hasta los 30 años.

Jugué siempre en Chañarense, salvo un año que el Merengue no entró en la Liga, en 1980, y jugué en el club 9 de Julio de Berabevú.

-¿Cuál fue el gol mas importante?

-No recuerdo goles importantes míos, lo que tengo muy presente es un gol que hice en la final del ‘78, el recordado 8 a 3, ganando el campeonato contra Independiente.

-¿El mejor recuerdo futbolístico?

-Es ese mismo partido, que después de muchos años Chañarense lograba conseguir un título y sobre todo ganándole a nuestros primos.

-¿El peor recuerdo futbolístico?

-El peor recuerdo fue el último año que jugué. Definíamos semifinal en un tercer partido y perdimos con gol de oro, cuando estábamos muy bien posicionados como para ganar el campeonato.

-¿Cuál fue el mejor jugador que viste jugar en Chañarense?

-He tenido como compañeros muy buenos jugadores.

Por como sucedieron las cosas y por la cantidad de goles que convirtió logramos salir campeones, a Donsanti lo considero uno de los mejores jugadores que tuvo Chañarense.

-Una anécdota…

-Estaba Ángel Chávez dirigiendo el grupo, no recuerdo el año, y teníamos que ir a jugar un partido a Arteaga y llegábamos tarde por un inconveniente que no recuerdo. Íbamos un par de jugadores en un Fiat 600 del cual Chávez era dueño y nos tuvimos que cambiar arriba del auto para llegar a tiempo a disputar el encuentro.

-¿Qué es para vos Chañarense?

-Es parte de mi vida, mi segunda casa, el lugar donde me siento bien y me puedo trasladar con comodidad. Son los colores que me marcaron a fuego.