Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!! Nosotros somos Chañarense!!!

 

El primer equipo de Chañarense, le regaló un emocionante triunfo a toda la parcialidad, para reponerse de la derrota anterior y de a poco despejar dudas y meterse en el lote de arriba. Fue 3 a 2 frente a Huracán en el Seferino López.

El primer tiempo pintaba para un partido tranquilo, si bien ambos equipos parecían estudiarse, el blanco era el que tenía más la pelota, en los pies de Pereyra principalmente, que buscó siempre a un movedizo Fernando Rosales, quién terminaría siendo la figura excluyente del partido

Las situaciones empezaron a llegar por decantación poco a poco, primer en un centro por izquierda, la pelota le cayó a Sejas que probó e hizo estirar a Maggi por primera vez en el partido. Más tarde, Rosales avisó que estaría en una gran tarde, pero la pelota se iría cerquita del segundo palo.

Dijimos que por decantación iban a llegar las claras y así fue que una de ellas concluyó en la apertura del marcador; Emanuel Pereyra se metió por el medio de todos y habilitó con un gran pase a Martín Pérez que venia a la carrera, con un tres dedos la puso a la izquierda del 1 y fue la apertura del marcador.

El merengue con el resultado ya a su favor, siguió siendo quien manejaba la pelota y los tiempos del partido, el visitante, era sólo lo que podía generar su gran número 10, Bayman, justamente el jugador más interesante del “Globo”.

El segundo gol no tardaría en llegar, pelotazo de Gabriel Cocchis, Pereyra la toca y Rosales se la lleva, le gana en la Carrera a Maldonado y al quedar cara a cara con el Maggi lo elude y la empuja al fondo de la red, 2 a 0 y algarabía en el Seferino.

Chañarense pasaría en pocos minutos de la alegría a la preocupación, porque de una mala entrega en mitad de cancha, Vallejos le pone una pelota exacta al pecho para que Laviano la baje y defina muy bien ante un Pallazini que poco podía hacer. Después del gol, el visitante se agrandó y fue por más, en la primera ocasión, “Pala” tapó muy bien y en la segunda, llegó el empate cuando moría el 1er acto, Melano recibió de Bayman y por encima del 1 blanco, puso el 2 a 2.

El complemento fue bastante diferente, las emociones se corrieron a un costado y poco a poco se empezó a ver un partido con pocas llegadas, muy luchado, y con un juego poco vistoso por parte de ambos equipos.

Recién a los 25´el blanco volvió a despertar con un desborde de Pereyra que encontró a Rosales, que en su afán de empujarla la alcanzó a pellizcar y se la corrió a  Brennan que venía embalado para meterla. Un ratito más tarde, el goleador merengue tuvo la más clara, otra vez gran jugada de Pereyra, dejó sólo al 9 con un centro atrás y éste quiso reventar el arco y la terminó mandando por arriba del travesaño.

La pelota no quiso entrar y parecía que iba a ser muy difícil tener otra chance clara como esa. Para colmo de males, Gabriel Coccis vió la roja directa tras una falta dudosa. La cuestión era que el blanco quedaba con uno menos a 15´del final.

El amor propio y el empuje de los muchachos, terminaron de darle forma a la victoria que demoró pero sobre el final llegó. Centro de Brennan al área, despeja Arce y le queda a Saisi, éste toca para Sejas que como viene manda el centro, justo a la cabeza de Rosales que se elevó y la puso contra el palo, donde después la empujó Piermatei. Gol y desahogo para los de Zarantonello que lo buscaron con guapeza después de quedar con un hombre menos y pusieron justicia en el marcador.

El blanco sumó y es importante, pero todavía quedan muchas cosas por corregir, poco a poco sigue viéndose que el trabajo de la semana, después se plasma en la cancha en muchas cuestiones, pero en otras, todavía falta aceitar. A Seguir adelante muchachos, hay que encontrar la regularidad para que la confianza sea cada vez mayor.

Reserva: Empate sin sabor:

Los chicos de la escuelita no pudieron repetir la gran actuación de la semana pasada y a pesar de haber jugado bien en líneas generales, empataron 1 a 1 con su par de Huracán. El gol merengue fue concretado por Sebastián Ferrero con una gran definición al ángulo. El blanco sumó y sigue en el lote de arriba.